• Ximena Sierra-Camargo

BOOK Symposyum: CAPITALISM AS CIVILISATION

Ximena Sierra-Camargo

En el libro Capitalismo como Civilización. Una historia del Derecho Internacional, recientemente publicado por Cambridge University Press, Ntina Tzouvala parte de una pregunta que le hizo un periodista de Costa de Marfil al presidente de Francia Emmanuel Macron en la cumbre del G-20 que tuvo lugar en Hamburgo en Julio de 2017. Frente a la pregunta del periodista sobre la posibilidad de que se impulsara un “Plan Marshall” para África, Macron contestó que el desafío de África era totalmente diferente hoy en día, que se trataba de un problema de tipo civilizatorio, con problemas más profundos, como la existencia de Estados fallidos y de complejas transiciones democráticas y demográficas.


Tzouvala llama la atención sobre este punto, en el sentido de que el mandatario francés también ofreció en su respuesta una serie de recetas que ponían en evidencia a su vez la vigencia de un “estándar de civilización” bajo el cual Francia como país “desarrollado” se sigue presentando como un modelo a seguir y como una nación más “civilizada” en relación con países no europeos que siguen siendo percibidos como entidades políticas inferiores y atrasadas.


Las soluciones ofrecidas, en palabras de la autora, están enmarcadas en una fórmula que se ha cristalizado en las instituciones del derecho internacional y que ha estado orientada a que los países del sur sean principalmente importadores de capital, para avanzar en un camino del progreso, supuestamente ya recorrido por los países del norte, anteriormente conocidos como naciones “civilizadas”. Sin embargo, tal como lo explica Tzouvala, dicha fórmula ha reforzado la división entre países desarrollados y países subdesarrollados y ha obligado a estos últimos a sumergirse en un proyecto político y económico de tipo capitalista, que no solo ha moldeado sus sociedades, sino que ha permitido que se mantengan las relaciones de jerarquía y dominación norte-sur bajo la nueva narrativa del desarrollo y en el marco de la legalidad del derecho internacional.


En su análisis, la autora parte de lo que denomina el “estándar de civilización” entendido como una poderosa y persuasiva forma de argumentación jurídica en el campo internacional, que establece una relación entre la personalidad jurídica a cuyo reconocimiento aspiran entidades políticas no europeas y la estructura de la forma de gobierno adoptada por tales entidades, entendida esta última, como una forma de conformidad con los principios básicos de la “modernidad capitalista”. En este sentido, la autora examina la forma en la que dicho estándar civilizatorio ha moldeado históricamente el derecho internacional y se ha incorporado a través de diferentes instituciones, en aras de promover proyectos económicos y políticos en sociedades, poblaciones y espacios en todo el mundo, que son presentados como legítimos bajo el manto de la legalidad internacional.


En su argumento, Tzouvala hace énfasis en algunas ideas en las que se apoya el estándar civilizatorio en cuestión, algunos de tipo biológico, como la “evolución”, el “mejoramiento” y el “progreso”, entendidas como presupuestos del proyecto moderno de civilización en el derecho internacional. Por un lado, la autora llama la atención sobre el poder persuasivo de esas ideas que han llevado a que abogados internacionalistas de países del sur global asientan las instituciones del derecho internacional soportadas en tales pilares, dando lugar así, a la inclusión del “estándar de civilización” en políticas asociadas a la noción de desarrollo en sus propios países, algunas de ellas de tipo nacionalista.


Por otro lado, la autora, destaca el carácter contradictorio y la orientación pro capitalista del estándar examinado, y señala que las instituciones del derecho internacional a través de las cuales se materializa dicho estándar han servido como vehículo para configurar un modelo de Estado de tipo capitalista. Desde una mirada marxista, Tzouvala resalta la noción del imperialismo como una expresión del capitalismo. Al respecto, explica que el imperialismo crea esferas de dominación política e intensifica formas de explotación económica, como las “cadenas globales de suministro”, para transferir valor de las periferias a los centros imperiales que lejos de ser estáticos, se reorganizan permanentemente. También sostiene que la naturaleza de expansión ilimitada del modo de producción capitalista bajo la forma del imperialismo, implica la propagación de instituciones, legalidades y técnicas necesarias para el establecimiento y reproducción ese modo de producción.


De esta manera, se explica la importancia del derecho internacional en la configuración de los Estados del sur de acuerdo a la ortodoxia del capital, entidades que además deben enfrentar las contradicciones propias del capitalismo. Al respecto, la autora señala que las aparentes contradicciones que deben enfrentar los Estados periféricos al moldear sus políticas a ese modo de producción, están articuladas a su vez con los pilares del “estándar de civilización” en la medida que tanto dicho estándar como el sistema capitalista, necesitan al mismo tiempo de la desigualdad y del mismo “desarrollo” que se promueve de acuerdo a dicho sistema económico.


En este sentido, Ntina Tzouvala explica que el subdesarrollo no debe entenderse como el resultado de la insuficiente implementación del capitalismo, o como la incapacidad de los Estados insuficientemente desarrollados de seguir el camino del progreso de las naciones “civilizadas” de acuerdo a la ortodoxia del capital, sino como una característica innata del sistema capitalista. Sobre este punto, la autora explica que esa es precisamente la forma en que los Estados de la periferia son incorporados por dicho sistema en una economía de mercado, en cuyo marco además tales entidades experimentan violentos procesos de desindustrialización y de reconstrucción de sus economías locales en beneficio de las nuevas y las viejas metrópolis imperiales.


La autora desarrolla su argumento en seis capítulos que responden tanto el periodo histórico establecido como a la estructura misma del argumento. En primer lugar, introduce la noción del “estándar de civilización” del derecho internacional entendido como política, teoría y método. Posteriormente, analiza el surgimiento del “estándar de civilización” como un elemento argumentativo central en el derecho internacional que abarca un período que comprende desde finales del siglo XIX hasta finales de la Primera Guerra Mundial. Luego, analiza como se despliega dicho estándar a nivel institucional, y como se materializa en la Sociedad de las Naciones o en la Liga de las Naciones, y de manera más específica en el llamado Sistema de Mandatos que se caracterizó por su marcado carácter colonial. Después, se refiere a la llamada “Saga de África suroccidental” donde analiza las contradicciones en las que terminaron imbuidas las fuerzas radicales del sur que intentaron apropiarse de la noción de civilización para reinterpretarla. Finalmente, Tzouvala explica de qué manera el “estándar de civilización” persiste y se reactualiza como una poderosa estrategia discursiva en nuestros tiempos, a través de políticas de tipo neoliberal que se articularon con la llamada lucha antiterrorista. La autora analiza específicamente como se impulsaron reformas de ese tipo en países como Irak y Syria, para moldear a dichos Estados bajo la forma que ha adoptado actualmente el sistema capitalista.


A través de los diferentes capítulos, la autora muestra cómo en el marco del derecho internacional, y específicamente a través del estándar civilizatorio, se han seguido perpetuando formas de discriminación basadas en categorías como la raza y el género que supuestamente habían sido trascendidas por el mismo derecho internacional. La autora resalta que no se trata de meros prejuicios culturales sino de formas discriminatorias que se han configurado históricamente en poderosas instituciones y por medio de las cuales se ha perpetuado una situación de desigualdad en el marco del sistema capitalista y bajo formas de legalidad. De esta manera, Tzouvala pone en evidencia varias contradicciones del “estándar de civilización” que se articula con esa forma de producción pero que se adapta a las transformaciones en el tiempo. Asimismo, dentro de las contradicciones que la autora explica, destaca como bajo la idea de “mejoramiento” o de “progreso” se obliga a las nuevas entidades políticas que aspiran a un reconocimiento en el marco del derecho internacional, a moldear sus leyes y políticas a las exigencias de la llamada modernidad capitalista.


En aras de continuar la discusión frente a la invitación que nos hace Ntina Tzouvala en el capítulo final de su libro, valdría la pena poner a dialogar algunos de los elementos que se entretejen en el argumento que desde una mirada marxista construye la autora, con los planteamientos de otros autores del sur global que han llamado la atención sobre las limitaciones que encontraron en dicha perspectiva, la cual, fue utilizada por pensadores latinoamericanos emergentes en el periodo “desarrollista”, como los llamados “dependentistas”. Estos autores, quienes también orientaron su crítica en contra de la fórmula lineal de progreso ofrecida por los países del norte, y acogida por los países latinoamericanos, proponían como salida de la posición periférica de los llamados Estados subdesarrollados, la formulación de políticas económicas bajo una forma de gobierno autónoma diferente a la del sistema liberal capitalista.


Sin embargo, como respuesta a los dependentistas, representantes del pensamiento decolonial llamaron la atención a su vez, sobre la dificultad de los países de la periferia de emerger de dicha posición de manera autónoma y bajo la forma de gobierno propuesta, en tanto siguiera operando un sistema mundo “euro-norteamericano capitalista patriarcal moderno” al que estaban adscritos en un contexto de “colonialidad global”, y en el que se seguían reproduciendo jerarquías (neo)coloniales basadas principalmente en la categoría de raza. En este sentido, planteaban como insuficientes los esfuerzos de los Estados del Sur Global de salir de su posición de dominación incluso bajo otra forma de gobierno, si a escala global el sistema capitalista seguía operando bajo la lógica de dicho sistema-mundo.


Sobre este punto, es importante resaltar que en el marco de un contexto de “colonialidad global” también hay una contradicción implícita que se refiere a la estrecha relación entre las categorías de la colonialidad y la modernidad que se constituyen mutuamente como dos caras de una misma moneda. Este amalgamiento que se presenta como una aparente contradicción, tiende a reforzar características típicas de los procesos de acumulación por desposesión y de “comodificación” y mercantilización, donde es el capital a través de las formas que adopta en cada periodo histórico, el que termina por definir como se relacionan y se organizan el territorio, la naturaleza y la vida de los seres humanos y no humanos.


Finalmente, en relación con el importante papel de colaboración que han desempeñado las élites locales, para que los países de la periferia se sigan insertando permanentemente en un sistema-mundo bajo un contexto de “colonialidad global”, los pensadores decoloniales también han entablado un diálogo con postulados de otros autores como Frantz Fanon, cuyos aportes también valdría la pena integrar a la conversación que nos propone Ntina Tzouvala, especialmente en relación con el papel de los abogados internacionalistas de Estados del sur que en ocasiones de manera contraproducente y en otras de manera consciente, se han apropiado del discurso del “estándar de civilización” sin poder subvertir la relación de dominación que se produce en un sistema de producción capitalista, sino afianzándola, y reforzando la cristalización de dicho estándar en el derecho internacional pero de manera renovada y moderna.


XIMENA SIERRA-CAMARGO

Profesora de la Universidad de Los Andes y

de la Universidad Católica de Colombia


__________________________________________________

BOOK REVIEW: CAPITALISM AS CIVILISATION, A REACTION FROM NTINA TZOUVALA

103 visualizações0 comentário

Posts recentes

Ver tudo
youtube-logo.png

2020 - ILA Brasil - todos os direitos reservados

Av. Duarte da Silveira, 611 - Centro, João Pessoa - PB, 58013-280

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now